Secuestrados 3 religiosos Asuncionistas en el Congo

Madrid, 23 de octubre de 2012 (IVICON).- El pasado 19 de Octubre fueron secuestrados tres religiosos Asuncionistas congoleños en la zona del Nord Kiwu. Principio del formulario.

Se trata de los padres Jean – Pierre Ndulani, Alselme Wasukundi y Edmond Kisughu, que se encontraban en su comunidad, cuando irrumpió un grupo de desconocidos. Un cuarto religioso estaba en su habitación y sintió ruidos que atribuyó a sus hermanos. Cuando quiso salir de su habitación se percató que había sido encerrado. Cuando consiguió salir, no encontró a los tres asuncionistas mencionados.

El rapto se produjo en la comunidad de los Agustinos de la Asunción de Mbau, ubicada al norte de Butembo, en la región Kivú del norte en la noche del 19 de octubre.

Según ha manifestado Mons. Melquisedec Sikuli Paluku, Obispo de Butembo-Beni (este de la República Democrática del Congo), en cuya diócesis fueron secuestrados los tres padres asuncionistas de nacionalidad congoleña, “tenemos varias pistas a seguir para llegar a encontrar a los tres religiosos secuestrados, necesitamos averiguar cual es la correcta”, en declaraciones a la Agencia Fides.

“La parroquia donde fueron secuestrados se encuentra en una zona donde hay varios grupos armados que cometen actos de bandidaje de este tipo”, explica el Obispo. “Hemos pedido a los fieles que oren para que Dios toque los corazones de los secuestradores y liberen a nuestros padres”. “Hemos apelado a la movilización general, no sólo de la policía y otras fuerzas de seguridad, sino también de la población de la zona para que nos proporcione información sobre los movimientos de los secuestradores”, dice Mons. Sikuli Paluku que concluye con la esperanza de “obtener información más precisa a lo largo de la jornada”.

Compartir:

Related Posts

El Tren de la Paz llega a la sexta estación: Comunicación abierta. Alianza de religiones

El Tren de la Paz recorre su sexta estación: “Comunicación abierta. Alianza de religiones”

El Tren de la Paz llega a la sexta estación para hacer una maniobra técnica vital, anexar los vagones de todos aquellos que pueblan nuestro mundo y lo llenan de riqueza, diversidad, distintos nombres para Dios y un mismo corazón humano. La hoja de ruta está abierta, cada noche todos se reúnen en el vagón de cola, y deciden por qué vías discurrir al día siguiente. Lo importante es que nadie se quede en el andén y el viaje lleve a la tan ansiada meta donde lo más humano nos hermana y el amor se acompasa al ritmo del Misterio que entrelaza los corazones, en Alianza de Bien.

Read More
Scroll al inicio