Las Hijas de la Santa María de la Providencia, en el Camino de Santiago. Una apuesta por la nueva evangelización

Madrid, 13 de junio de 2013 (IVICON).- Las Hijas de Santa María de la Providencia (Guanelianas) estaremos  también este año en el Camino de Santiago. El año pasado en Melide y ahora en Arca,  muy cerca de Santiago.

Nos mueve el deseo de ofrecer la riqueza del carisma guaneliano sintiendo fuerte el desafío de la nueva evangelización.

La experiencia del año pasado fue muy positiva y enriquecedora y nos dejo un cierto regustillo de novedad, de frescura, de misión nueva y esperanzadora.

Estar en el Camino es sentirnos Iglesia que camina con la mujer y el hombre de hoy, sediento de infinito, de eternidad.

Estar en el Camino es una apuesta por el Evangelio de Jesús  con la certeza que él es el CAMINO, VERDAD Y VIDA.

Estar en el Camino es regalar nuestro carisma guaneliano que no es otro que el de anunciar con gestos y palabras que Dios es un Padre Providente y misericordioso cuyo corazón, todo caridad, se revela a los  necesitados y a los sencillos

Estar en el Camino es ser vocero de Dios entre tantos hermanos y hermanas que no han perdido el camino que lleva a la vida.

Estar en el Camino es abrir el surco generosamente, para que más abundantemente Dios mismo pueda sembrar su presencia sanadora.

Estar en el Camino es sentir la responsabilidad de ser testigos de la riqueza de la vida religiosa y del valor de la consagración radical a Dios.

Estar en el Camino es ponerse a la intemperie como peregrinos aprendiendo a caminar con lo esencial hasta dejar que LO ESENCIAL nos llene del todo.

Damos gracias a la Congregación por esta iniciativa y la posibilidad de seguir trabajando por el Reino desde nuestra identidad carismática con la certeza que ES DIOS EL QUE HACE ( E’ Dio che fa), como decía nuestro fundador San Luis Guanella.

Compartir:

Related Posts

El Tren de la Paz llega a la sexta estación: Comunicación abierta. Alianza de religiones

El Tren de la Paz recorre su sexta estación: “Comunicación abierta. Alianza de religiones”

El Tren de la Paz llega a la sexta estación para hacer una maniobra técnica vital, anexar los vagones de todos aquellos que pueblan nuestro mundo y lo llenan de riqueza, diversidad, distintos nombres para Dios y un mismo corazón humano. La hoja de ruta está abierta, cada noche todos se reúnen en el vagón de cola, y deciden por qué vías discurrir al día siguiente. Lo importante es que nadie se quede en el andén y el viaje lleve a la tan ansiada meta donde lo más humano nos hermana y el amor se acompasa al ritmo del Misterio que entrelaza los corazones, en Alianza de Bien.

Read More
Scroll al inicio